Sansa Stark 7 temporada

Sansa Stark, la olvidada de Juego de Tronos

A lo largo de la historia hay grandes personajes que suelen pasar desapercibidos o que al menos no llegan a conseguir la empatía popular, como Sansa Stark, algo que me parece muy injusto. Si hablamos de Juego de Tronos a todos se nos vienen los nombres de Daenerys, Jon, Tyrion o Arya Stark, personajes que obviamente han marcado un antes y un después en la serie, pero que, y sobre todo en el caso de Jon y Arya, están muy sobrevalorados por las primeras impresiones que causaron en los espectadores.

Sansa Stark en la primera temporada

Sansa Stark es la gran olvidada de Juego de Tronos

La hermana mayor de los Stark fue juzgada por la audiencia desde la primera temporada y encasillada como una niña estúpida de forma automática. Durante su trayectoria ha hecho cosas realmente dignas y épicas que han pasado desapercibidas por el simple hecho de que la gente seguía juzgándola por lo que hizo cuando solo era una niña de doce años. A eso hay que sumarle su procedencia:  la honorable familia Stark, en la que todos sus integrantes tenían un aporte de valor extra:

Ned Stark, el más honorable guerrero; Catelyn, una madre coraje; Arya Stark, la niña rebelde que va contra todas las normas sociales de su casa; Rob Stark, el hijo ejemplar; Brand Stark, el chico mágico y especial y Jon Nieve, el pobre bastardo con el que todo el mundo empatizó desde el principio por su historia. Claro está, que nacer en una familia así, y que te toque ser la hija mayor cuyo único sueño es casarse con el príncipe Joffrey, el villano más malvado y odiado de la ficción, pues te deja en un plano bastante malo.

Ahora te toca hacer un trabajo de empatía con Sansa Stark

Analicemos la época y la cultura de la casa Stark: Sansa fue educada como una lady por el honorable Ned y la gran Catelyn. Si a un niño le dices que pensar de ese modo está bien, ese niño al crecer pensará que eso es lo correcto y lo debido. Obviamente nos cuesta contextualizarlo porque los ideales de ese mundo no tienen nada que ver con los nuestros, y en cuanto vemos un personaje rebelde como Arya Stark que va contra las normas, se nos van los ojos, y lo único que hacemos es juzgar: «¿Por qué Sansa es tan tonta?» «¿Por qué Sansa no actúa como Arya?».

Desde la primera temporada la hermana mayor se enfrenta a la realidad de los sueños que ansiaba perseguir. Empieza a darse cuenta de que todo con lo que soñaba no tenía nada que ver con el camino idílico que deseaba; más bien con un camino lleno de espinas. Durante la trayectoria del personaje se ha tenido que enfrentar a la inteligencia de la casa Tyrrel, la violencia de Jofrey, el miedo y temor de Cersei, el abuso de Ramsay y la manipulación de Meñique; y de todos ellos ha adquirido un gran aprendizaje.

Las dos decisiones que demuestran que Sansa Stark sería una buena reina

Sansa Stark tomó dos decisiones que demuestran que merece ser la REINA DE LOS 7 REINOS y que han pasado desapercibidas. La primera y más importante fue recuperar Invernalia y salvar la vida de su hermano Jon Nieve, si Sansa no llega a hacer una petición a Meñique para que se presente con los soldados del Nido de Águilas no hubieran podido recuperar su hogar y ambos hubieran sido asesinados. ¿Por qué después de este hecho la gente sigue sin terminar de tragar a la hermana mayor? Es inexplicable, demostró utilizar su inteligencia por encima de la de su hermano, de la casa Bolton e incluso de Meñique, del cual solo se aprovechó.

Sansa se aprovechó de Meñique, el rey de la mentira

La muerte de Meñique demostró que Sansa no solo ha crecido como personaje, sino que está por encima de su maestro. Uno de los momentos más épicos de la séptima temporada se dio cuando Arya Stark ejecuta a Meñique bajo la orden de su hermana. Otro acto de la líder de Invernalia que debería haber maravillado y contentado a la audiencia, sin embargo, el concepto de niña estúpida sigue priorizando en la mayoría de los pensamientos de la gente.

En este punto me hago una gran pregunta, ¿por qué Sansa Stark cae tan mal?

La respuesta es mucho más sencilla de lo que parece, y es que Sansa Stark no es una heroína, de hecho, es el personaje más humano que existe dentro de la ficción, característica por la cual a la gente no le termina de gustar. Nos cuesta mucho aceptar nuestra humanidad, nos cuesta aceptar que a veces en la vida hemos sido niños estúpidos, que a veces nos han hecho daño, que nos han manipulado o que incluso sin querer hemos dañado a personas a las que queremos.

Por eso cuando vemos una serie, solo nos quedamos con los personajes que son héroes, que no actúan como actuaría una persona común, y en este caso Sansa Stark ha sufrido las consecuencias de este comportamiento popular. Sin embargo, si analizas su trayectoria con lupa podrás darte cuenta de que es con diferencia el personaje que más ha evolucionado a lo largo de la serie y que cumple con muchas características que podrían convertirla en una gran reina.

¿Después de leer esto sigues pensando que Sansa Stark es un personaje aburrido y estúpido?

Quizá también te pueda interesar este artículo sobre ‘Invisible‘, un libro sobre el bullying que te hará creer en dragones.

Un comentario sobre “Sansa Stark, la olvidada de Juego de Tronos

Deja un comentario