la orden

La Orden, la nueva serie de brujería de Netflix

La Orden es una de las últimas series que Netflix ha estrenado y como yo no soy fan de la ”fantasía mamarracha” pues me la vi en dos días —ironía modo On—. Entiéndase como fantasía mamarracha, a toda aquella serie o derivado que intenta parecerse o mezclar cosas de otras series que tuvieron éxito en su día. Que por muy malo que sea su equipo audiovisual, a mí siempre me encantarán y disfrutaré como un niño pequeño. Aunque, normalmente y por desgracia, suele ser bastante malillo.

¿Copia barata de otras series?

Se nos presenta a un chico llamado Jack Morton que se muere por entrar a la Universidad Belgrave. Hasta ahí, normal. Normal es hasta que descubrimos que lo hace porque está seguro de que lo admitirán en una hermandad súper secreta de nombre La Orden Hermética de la Rosa Azul, en la que enseñan magia y hechizos, para así poder vengarse de su padre del que no sabe nada desde hace eones y que supuestamente por su culpa, su madre se suicidó. Cuando entra en la hermandad, lo que descubre no le dejará indiferente, ni a tí tampoco. Ni al apuntador.

Está claro que cuando algo sale bien, todos queremos exprimirlo hasta que no quede ni la pulpa. Somos así, exprimidores por naturaleza y vocación. Lo que parecemos no saber, es que a la larga, eso también llega a cansar. La Orden no iba a ser menos. Es como una mezcla —poco mezclada— de Teen Wolf y The Chilling Adventures of Sabrina, solo que el carisma y la elocuencia en los personajes y en los diálogos de La Orden, brillan, un pelín, por su escasez.

Es verdad que los diálogos no dan para más, no son extremadamente elaborados y cuando no saben qué decir, se besan (eso se llama fanservice, y funciona) pero, aunque la esté poniendo un poco a parir, porque tengo que ser sincero, a mí me ha gustado. Y no es broma… —risas—. Es entretenida, te echas unas risas y sinceramente, cuando una serie no te gusta nada de nada, pero nada, la dejas. Y si yo no la he dejado, es porque tiene algo que engancha. Y os digo más, el final, engancha más aún.

 

Poca visibilidad LGTBI+ en la mayor parte de la serie

Creo que esto es lo que menos me ha gustado de La Orden. Es como si las personas con otros gustos o identidades no existiesen. Únicamente, en uno de los capítulos se deja ‘ver’ cómo un chico le dice al protagonista que qué guapo era su amigo para presentárselo. Y ya, deja de contar. No hay más visibilidad. Quiero decir, estamos en una universidad donde reinan la magia, los hombres lobo, las cosas paranormales, pero no hay ningún gay/lesbiana en los personajes principales o co-principales. En todas sus series, Netflix siempre se guarda de incluir personajes así para dar visibilidad y tolerancia pero esta vez chicos, nos hemos quedado más bien con las ganas.

¿Terror, comedia, o qué?

Hay quien diría que esta serie es de terror porque tiene sus momentos de suspense, así como los tenía ‘crónicas vampíricas’ al principio de la serie y luego fue por un camino diferente. Hay quien dice también que es una comedia juvenil. Pero, ¿no puede ser los dos? Entendedme, no podemos cerrarnos a los mismos calificativos de toda la vida. Estamos progresando, estamos avanzando y estamos aprendiendo que no todo es lo que parece y menos en lo que a series respecta.

Claro, si tu le dices a una persona que vea esta serie porque es de terror y el terror le encanta, cuando vea la serie va a pensar que es un churro. Pero si le dices que es una comedia de terror —que no es que sea tipo American Pie, eh— pues es otra cosa. Esto se lo han criticado mucho, que no se han centrado en dar miedo ni en provocar risa, y que mucha gente dejó de ver la serie porque no entendía muy bien lo que pasaba.

Yo pregunto; ¿pero y si me provoca cosas que no sé lo que son? ¿No hay veces que simplemente te gusta una serie o una película, por el mero hecho de que te gusta, y ya está? No busquemos los tres pies al gato.

Aún no se sabe si habrá renovación de temporada

Netflix aún no se ha pronunciado sobre si La Orden será renovada para, al menos, una temporada más. Se sabe que se necesita un mes como poco para poder medir las estadísticas de suscriptores que ven las series en la plataforma pero, si hubiese sido un exitazo como Sabrina, ya sabríamos algo. De igual forma, espero con toda mi alma que sea renovada ya que, —y esto es para los más atrevidos como yo— la serie tiene un pedazo de final abierto como un templo. Si bien es cierto que podría ser conclusivo, yo no lo veo así.

La serie termina de una forma un tanto extraña, tanto que para mí, los últimos 5 minutos (y algunas escenas donde Adam DiMarco salía sin camiseta) fueron los mejores minutos de la serie. El final es tan ”¿qué está pasando, por qué hacen eso? no entiendo nada” que me dejó ojiplático y claramente hace que tengas ganas de una segunda temporada, al menos para saber cómo prosigue la historia, porque, si ese fuese el final de la serie, Netflix se podría haber ahorrado el show. La plataforma está lo suficientemente curtida como para saber si una serie puede o no funcionar dentro de su nicho de mercado.

En definitiva, hay que darle una oportunidad a todo en esta vida porque nos podríamos sorprender de nosotros mismos. Esta serie no es menos, se merece un visionado, y aunque nos pongamos tiquismiquis porque estamos acostumbrados a la crème de la crème de la series, también hay que dar un poco de chance a las productoras. Que claramente no son perfectas.

Con esta serie te vas a reír, te vas a sorprender, te van a dar ganas de matar al protagonista —que eso siempre es bien—, no te va a dar miedo como mucha otra gente dice pero sí que mola el aura oscura y terrorífica que a veces intenta augurar. Si te gustan las series juveniles, de fantasía, con un toque de suspense y oscuridad y también humor negro por doquier, no te pierdas La Orden.

Si te ha gustado este artículo no dudes en entrar en nuestra última reseña: ‘Festín de Almas’ de Paolo Neda. ¡También puedes seguirme en mi Instagram para más noticias, fotos y mucho más!

Festin de almas

 

Un comentario sobre “La Orden, la nueva serie de brujería de Netflix

  1. Pues la verdad es que la veo cuando me meto en neflix y no sabía si verla o no,viendo tu reseña puede que le dé una oportunidad cuando termine de vez algunas que tengo pendiente.

Deja un comentario